Edificio Corporativo de ENGIE en el Perú alcanza la carbono neutralidad
Edificio Corporativo de ENGIE en el Perú alcanza la carbono neutralidad
  • – Como parte de un plan integral global de manejo climático y luego de implementar mejoras y reducción de sus emisiones, este logro se hace posible al certificar la compensación de emisiones para los períodos 2019 y 2020 mediante la adquisición de créditos de carbono.

 

  • – En el Perú, ENGIE tiene el compromiso de reducir en 20% las emisiones y lograr finalmente la carbono-neutralidad para la gestión administrativa de todas sus instalaciones hacia el 2030, acelerando así la transición hacia una economía carbono neutral.


Tras haber registrado, a fines del 2020, su huella de carbono en la plataforma Huella de Carbono Perú del Ministerio del Ambiente, ENGIE Energía Perú alcanzó “la carbono neutralidad” de su sede principal en San Isidro, un logro que se hace plausible con la reducción de emisiones y con la obtención de créditos de carbono para los períodos 2019 y 2020.

 

Los créditos de carbono certificados pertenecen a proyectos de conservación de la organización Bosques Amazónicos, compensando las 858 toneladas de CO2 en el 2019 y 262 toneladas de CO2 en el 2020 emitidas por la sede administrativa principal.

 

Desde hace varios años venimos trabajando para medir, reducir y compensar todas las emisiones que podamos generar directa o indirectamente. “Este es un logro muy importante para la empresa ya que consideramos clave actuar sobre nuestras formas de trabajar, promoviendo una cultura organizacional alineada con un mundo carbono neutral”, señaló Mario Castro, Gerente de Medio Ambiente de ENGIE Energía Perú.

 

Para lograr este objetivo, ENGIE Energía Perú ha desarrollado diversos proyectos; como la automatización eléctrica, la iluminación LED, la instalación de 100 paneles fotovoltaicos en el techo del edificio corporativo en San Isidro-Lima para autogeneración de energía solar, el programa de bicicletas eléctricas para sus colaboradores, entre otros.

 

La reducción de la huella de carbono es un proceso que involucra a varios actores de la sociedad y que el sector privado promueve mediante la mejora de hábitos en sus colaboradores, además de aportar valor a los clientes en el marco del desarrollo sostenible.